6 maneras de ahorrar en calefaccion en invierno

Con la llegada de la epoca estival de frio no podemos evitar poner la calefaccion para estar calentitos en casa, pero al no realizar un uso eficiente de la misma la factura de la luz se dispara de manera escandalosa…

Hay estudios que demuestran que mas de la mitad de la luz que consumimos anualmente es a causa de la calefaccion, asi que aqui os dejamos unos consejos para que veais que ahorro y calefaccion pueden ser terminos conjuntados.

 

No exagerar la temperatura

 

Subir demasiado la temperatura porque al llegar a casa tenemos mucho frío no es una buena opción. Las subidas fuertes de temperatura solo nos conducirán a gastar aún más. El termostato debe ajustarse a una configuración baja y cómodarondando los 21-22 ºC, temperatura más que suficiente para calentar el hogar. No se trata de ir en tirantes o manga cortas en pleno invierno, sino de no pasar frío. Siguiendo esta pauta podremos ahorrar entre un 8 y un 13% en el consumo.

 

 

Colocar alfombras

 

En invierno, vestir nuestros suelos con alfombras, si no poseemos parquet, tarima flotante o similares, será una opción ideal para retener mejor el calor y no estar tentado de sumarle grados a la temperatura que hemos escogido para sentir confort en el hogar. Y es que las alfombras permiten reducir la pérdida de calor por el suelo.

 

 

La ropa no se seca en los radiadores

 

Es una costumbre muy extendida, pero nada práctica. Para mantener una sensación térmica ideal sin gastar excesivamente en luz es imprescindible que no utilicemos los radiadores como secadores de ropa húmeda. Cubrir el radiador solo aumentará nuestro consumo de luz y por tanto también nuestra factura.

 

Aprovecha el uso del horno

 

¿Tiendes a cocinar, hacer pasteles o galletas en invierno empleando el horno? Pues para aprovechar que has encendido el horno, una vez que haya terminado de cocinar, deja la puerta del horno completamente abierta para que el calor se traslade a la casa. Se concentra muchísimo calor en este dispositivo, por lo que al dejar la puerta abierta dejamos que se escape todo ese calor y caliente la cocina y las habitaciones colindantes por el mismo gasto inicial.

 

 

Si no hay nadie en casa, ¿por qué dejar la calefacción puesta?

 

Si nos vamos a ir a dormir o no hay nadie en casa, lo adecuado para ahorrar en calefacción es apagarla. Si crees que apagar por completo la calefacción de noche es excesivo, programar las horas a las que debe encenderse y apagarse será la mejor opción. Puedes programarlo para que arranque una hora antes de que lleguéis a casa y que se apague una hora después de cuando creáis que vais a estar completamente dormidos. Nos saldrá infinitamente más rentable que dejar la calefacción encendida las 24 horas del día.

 

Aislamiento de las paredes

 

Alrededor de un tercio de todo el calor que se pierde en un hogar es a través de las paredes y ventanas. Poner aislamiento al interior de toda la casa podría reducir nuestro consumo de calefacción hasta en un 15% y ahorrar un buen pellizco en la factura de luz. Relacionado con esto, permitir que durante el día entre la mayor cantidad de luz solar posible y, por la noche, asegurarse de que las persianas y ventanas están completamente cerradas para que no se escape el calor. Estas dos acciones mejorarán nuestra sensación de calor en el hogar.

 

 

Deja un comentario